Inicio > Uncategorized > Extraños

Extraños

Volvía del salón. Llevaba la bandeja con los restos de la merienda y pensaba dejarla en la cocina. De súbito, una llave penetró en el hueco de la puerta, dando paso a un hombre corpulento, con unas gafas de pasta y algunas canas esparcidas entre un cabello algo oscuro. El hombre alcanzó el vestíbulo, cerró la puerta, me esquivó con paso acelerado y se perdió por el pasillo. Me quedé perplejo, conteniendo la respiración para no gritar y sin poder mover ni un solo músculo. Desde entonces, vivimos juntos y ya me he acostumbrado a encontrarme con él en los pasillos, contener la respiración y no decir nada.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: