Robo

Me ausenté unos segundos diciendo que iba al aseo. Crucé el pasillo, giré la esquina y entré en un dormitorio convencional, con pocas cortinas. Busqué en el primer cajón, abrí el segundo y cogí unas rojas. Sobre la mesilla un hombre vestido de militar me miraba fijamente. Sentí un escalofrío. Cerré el cajón y alcancé de nuevo el pasillo. De súbito, un hombre con canas se cruzó conmigo. Me miró. La misma mirada que la de la foto. El silencio respondió por los dos. Volví al salón. Me tocaba tirar a mí. Me estaban esperando.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: