Inicio > Uncategorized > La persiana

La persiana


Antaño, la persiana tocaba el techo cada mañana. El salón se inundaba de luz y al proyectase sobre los retratos que se sucedían por las estanterías de madera, esa gente parecía más joven, más viva. Incluso, la cara de mi abuelo, sosteniendo un fusil con la mano derecha era enternecedora.

Esta mañana he recogido todos esos retratos para meterlos en una caja de cartón. La persiana estaba entreabierta. El sol se había perdido por la azotea de los últimos pisos. Esos rostros estaban llorando.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: