Inicio > Uncategorized > El tragaluz

El tragaluz

Era verano. Mis padres me llevaron a casa de los abuelos y me dejaron allí para el resto de las vacaciones. El chalé tenía un entresuelo. Una tarde, a principios de Julio, mientras recogía mis juguetes me pareció ver una sombra pasar por un extremo de la pared.

Sin embargo, en esa extremo sólo había muebles viejos y amontonados.

Sentí curiosidad y me acerqué hasta ellos. Rebusqué entre cajas, un sofá de terciopelo y un antiguo diván. De súbito, pues ya había empezado a inventar historias con bisabuelos de linaje y herencias atractivas, justo entre el armario que estaba pegado a la esquina y una pequeña columna encontré un hueco. Aparté como pude el armario. Me quedé asombrado. Había un pequeño tragaluz.

Limpié el polvo con la mano y miré a través de él. Solo piernas, las ruedas del coche y un gato. Pero fue divertido. Para mí había sido el mejor descubrimiento de mi vida. El resto del verano lo pasé catalogando piernas y zapatos.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: