Jamás pensó que se atrevería a hacerlo, pero lo hizo. Escribió aquel mensaje que llevaba varias semanas componiendo en su cabeza sobre un trozo de papel de cuadros, con una caligrafía cuidada, y lo pasó. Sobre la pizarra otro mensaje bien distinto explicaba el proceso de fotosíntesis. De subito, Adela volvió la cabeza y recorrió con una fugaz mirada el interior de la clase, tratando de localizar de dónde procedía el murmullo. La nota viajaba por la segunda fila. Adela fijó sus ojos sobre ella y se dirigió a cogerla. Volvió a la pizarra. La abrió. Dos segundos bastaron para que se sonrojara.
Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: