Alba

A mitad de la noche Alba se despertó, abrió los ojos y se hizo de día en medio de la noche. El leve foco de luz que penetraba a través del hueco de la pared se clavó en el ojo derecho de Alba que se había quedado durmiento cuando estaba a punto de llegar al final.

Aquel agujero era el resultado de muchas noches de insomnio, rascando con la punta de una llave el gotelé plastificado, movida por la extraña curiosidad de conocer qué ocurría al otro lado de la pared de su habitación, al otro lado de sus sueños.

Se despertó, erguiéndose rápido, algo temblorosa. En la habitación contigua una mujer desnuda se miraba al espejo. Minutos después la noche regresaba de nuevo al cuarto de Alba tras un golpe de interruptor.

Por la mañana, camino del colegio, en el vestíbulo, Alba se encontró con la mujer desnuda de la noche anterior que se disponía a abrir la puerta del garaje. Estupefacta, se quedó en silencio mirándola a los ojos. – Hola Alba, ¿qué te pasa?, preguntó asombrada la vecina. – Nada señora, anoche la vi desnuda, dijo de un tirón y salió corriendo escaleras abajo.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: