Inicio > microcuento > Otros

Otros

Ni subido a una escalera conseguiría besarte cuando te enfadas.

Era mi último intento por sacarte una sonrisa aquella noche. La desplegué en medio de la cocina. Preparabas una sopa de pollo para Pablo. Subí el primer peldaño y no te giraste. Alcancé el segundo más nervioso y al llegar al tercero me miraste como si fuera un estúpido. Al abrir el frigorífico la puerta golpeó la escalera metálica y me caí. En el hospital, con el tobillo vendado, comprendí que tus besos ya no eran míos.

Anuncios
  1. 4 diciembre 2009 en 16:58

    Me gusta mucho!

  2. Yo
    5 diciembre 2009 en 22:37

    Y al comprender que tus besos ya no me pertenecían lloré como un niño, lloré como alguien que pierde algo querido, lloré tanto que tú al final volvistes y me besastes y tus besos volvieron a ser míos, nuevamente míos…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: