Inicio > Microrrelatos > Auxilio inesperado

Auxilio inesperado

Bicho gafoso de mierda.

Lo repitió varias veces, como si quisiera aplastarme con la punta de sus palabras. Retorcido sobre el pavimento, esperé a que se marchara, calentándome con el asfalto. Busqué la nariz. Sangraba, pero estaba entera. Al fin, conseguí apoyarme con las rodillas y las manos. Me deslicé varios centímetros buscando mis gafas.

– “¿Son tuyas?”.

Una niña diminuta y rolliza, de pelo negro, con un gran lazo sobre la cabeza me examinaba desde la acera.

– “Niños, todos iguales. Anda, vamos que te cure”, anunció alargándome su corto brazo.

De camino a su casa, tuve que esquivar varias viñetas.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: