Inicio > Microrrelatos > El olvido

El olvido

Lo atractivo del bolso de mamá no era el material del que estaba hecho, ni el rojo bermellón de fuera, ni siquiera su interior de cigarillos, clínex, maquillaje y cientos de llaves. Lo más divertido era el sitio en el que lo dejaba cuando volvía del trabajo. En la encimera de la cocina, junto a la radio, en el perchero del recibidor, en la silla de la mesa de comedor, en su cuarto de baño, junto a los albornoces. Alguna vez, incluso, lo depositaba en la despensa, por las prisas. Eso sí, cuando necesitábamos monedas para chicles y caramelos siempre se lo había dejado en el trabajo.

Anuncios
Categorías:Microrrelatos Etiquetas: ,
  1. 14 enero 2010 en 14:27

    Es que el ingenio se acrecienta con la crisis, y para eso las madres son únicas. Sutil mensaje el de tu micro.

    • 14 enero 2010 en 19:01

      Es verdad Manuel. Un saludo y gracias por tus comentarios.

  2. 14 enero 2010 en 17:52

    Me gusto el final, jeje
    Un saludo indio

  3. 20 enero 2010 en 17:15

    Ok, Pablo. Otro que me gusta. Mira, te sigo leyendo los anteriores pero ya sin comentar.

    Te sigo. Y te enlazo en mi blog. Un saludo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: