Sinfonía

Cuando subes al escenario y levantas la batuta escucho a qué suenan tus días. El violín reproduce los monosílabos del desayuno. El contrabajo dibuja un hastío de hastaluegos vespertinos. La flauta silba lánguidas despedidas nocturnas. El fagot sopla repentinas mentiras de madrugada. La trompeta afina una partitura de citas clandestinas y el timbal anima los silencios de las noches de sofá. Mientras el susurro de tu música se cuela por mis oídos pienso en qué letra le pondré a tu canción y siento que llevo años escribiéndola a solas.

Anuncios
Categorías:microcuento, Microrrelatos
  1. 22 marzo 2010 en 18:11

    Te ha quedado un microrrelato muy musical y de pronto me vi rodeado por una orquesta entera.

    Un saludo indio

  2. 22 marzo 2010 en 23:48

    Hola Pablo, qué pena si es una camción que nunca llegue a ser cantada a su musa.

    Me gusta mucho como escribes. Te invito a dar un paseo por mi blog a ver si te gustan mis microrrelatos.

    Un abrazo de una admiradora

    • 23 marzo 2010 en 12:52

      Hola Isabel, prometo que te pasaré por tu blog, pero ando algo desbordado de trabajo y no te puedo asegurar cuando pero pasaré. Un abrazo.

  3. 23 marzo 2010 en 0:12

    una maravilla para los sentidos.

    Por cierto, Pablo, ya contarás que tal la conferencia del miércoles…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: