Inicio > Microrrelatos > Cerrado por baja temporal

Cerrado por baja temporal

Al principio se conformó con un puñado de hasta luegos.  Luego le pareció insignificante esa cantidad y aumentó la intensidad regalando un montón de sonrisas.  Al cabo de un par de semanas estaba cansado de mantener el mismo inventario. Tenía que innovar y añadió a su repertorio docenas y decenas de besos.  Llegaba a casa agotado después de cada jornada pero se tumbaba sobre el sofá con la sensación de haber hecho un buen trabajo. No obstante, pasados varios meses, volvió a sentir que debía renovar su catálogo y sumó a su lista un sinfín de abrazos. Sus ganas de amar incondicionalmente estaban alcanzando límites que nunca antes había experimentado. Se sentía feliz y completo. Un día mientras cocinaba llegó un imprevisto. Una lágrima se deslizó de repente por la mejilla. Cristalina y salada, diminuta e inoportuna.  A los pocos días decidió cerrar el negocio.

Anuncios
Categorías:Microrrelatos
  1. 26 septiembre 2010 en 11:24

    Qué bueno, aquí no sólo has jugado con las palabras, si no con la máxima expresión de los sentimientos. La frase final es demoledora y pone un broche de oro al micro. Al leer esa frase final, he vuelto al título, y supongo que el desfase entre cerrar definitivamente y cerrar temporalmente, es lo que nos trasmite algo de esperanza. Un abrazo.

  2. Lola Sanabria
    26 septiembre 2010 en 12:54

    No solo de risas, caricias, besos y abrazos, está hecho el ser humano, la tristeza y sus compañeros, forman parte de eso que llamamos vida. Muy bueno, Pablo.

    Par de abrazos.

    • 29 septiembre 2010 en 10:04

      Hola Lola, pues un puñado besos y abrazos para ti también.

  3. 26 septiembre 2010 en 13:58

    De la mano del afecto, de un modo u otro, siempre llega la lágrima. Coincido con Maite, la contundencia filosa de la última frase se atempera con el título. Muy buenn micro!

  4. 26 septiembre 2010 en 15:22

    Original, como siempre.

    Enhorabuena

    • 29 septiembre 2010 en 10:04

      hola Daniel, garcias por tu tiempo siempre incondicional.

  5. 27 septiembre 2010 en 12:05

    ¿Necesidad de amar o de manifestar amor?
    Al final no se sintió correspondido.
    Un abrazo.

  6. 28 septiembre 2010 en 22:03

    Me declaro admiradora suya desde que leí su microrrelato Ser feliz. Eso es talento y lo demás tonterías.
    Un beso desde otro rincón de la blogsfera

    • 29 septiembre 2010 en 10:05

      Hola Natalia, muchas gracias por su incondicional admiración. Espero que siga disfrutando del resto de cuentos. Un abrazo.

  7. Agustín Martínez Valderrama
    29 septiembre 2010 en 10:25

    Pablo, agradecerte tus palabras en la Internacional Microcuentista. Animarte a participar en el concurso y desearte toda la suerte del mundo. Y por supuesto, invitarte a mi bitácora. Será un placer contar contigo.

    Un abrazo.

  8. C.ROSIO
    20 octubre 2010 en 22:37

    Creo que hace tiempo lo leí, es muy lindo. Felicidades.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: