Inicio > microcuento > Cálculos

Cálculos

Marta nació de un calentón, pero lo de Pablo fue un error de cálculo. Aquel día cambié el preservativo por una rápida suma, a oscuras,  de días fértiles y retrasos. Al fin y al cabo, las Matemáticas nos han acompañado siempre.  Sumando facturas, cuotas, mentiras y silencios. Restando años, encuentros furtivos, salidas al cine y regalos de cumpleaños. Multiplicando deudas, visitas a casa de tu madre, discusiones en el ascensor y reproches  sobre la nevera. Esta mañana te has levantado antes que yo. Nos hemos encontrado en el pasillo, como dos desconocidos. Me has mirado con algunas legañas todavía en tus ojos. Sin oírte lo he entendido. Viene el capítulo de las divisiones.

 

Anuncios
Categorías:microcuento
  1. 12 octubre 2010 en 20:24

    Aunque esta división final seguro que da un resultado con decimales.
    Un abrazo.

    • 15 octubre 2010 en 6:43

      Seguro Torcuato, que no te quepa la menor duda. Un abrazo.

  2. Lola Sanabria
    12 octubre 2010 en 21:40

    ¡Ay!, las Matemáticas siempre tan exactas; por eso a mí me resultan antipáticas porque no dan juego, no se estiran como chicle.

    Abrazos.

    • 15 octubre 2010 en 6:44

      Y mira que he conocido ecuaciones que se han estirado más que un chicle. Abrazos

  3. 12 octubre 2010 en 22:29

    me gustó mucho la intensidad del texto, como siempre cuando entró aquí.

    No como quedó el texto, no sé, tuve que leerlo varias veces y normalmente aquí los leo a la primera y rápido.

  4. 13 octubre 2010 en 0:20

    Qué bueno! Muy bien contado… También me gustó mucho

  5. C. Rosio
    13 octubre 2010 en 1:55

    Exacto, ni + ni – , como todo/todo el resultado siempre es =.
    :]

  6. 13 octubre 2010 en 12:22

    Estimado Pablo:

    Excelente como siempre y me gustó tanto que lo publiqué en blog.

    Un abrazo grande desde Argentina,

    Ezequiel

    • 15 octubre 2010 en 7:16

      Hola Ezequiel, muchas gracias por tu difusión. TE debo un paseo por tu blog. Un abrazo grande desde España.

  7. 13 octubre 2010 en 14:02

    Buenas Pablo,

    Soy María, editora de A-Zeta. Nos gustaría contar con alguno de tus microrrelatos en nuestro Concurso de Microrrelatos A-Zeta. Puedes mandárnoslos a revista.azeta@gmail.com.

    Gracias,

    • 15 octubre 2010 en 7:21

      Hola María, muchas gracias. Te envío unos cuantos. Un abrazo.

  8. 14 octubre 2010 en 1:30

    Damm. Las matemáticas pueden hacerlo, al instante.

    Muy bueno.
    ¡Saludos!

  9. 14 octubre 2010 en 6:05

    La vida, de principio a fin, depende de las matemáticas.

    Saludos.

  10. 15 octubre 2010 en 9:57

    Excelente relato. Y eso que no te has metido en operaciones más complejas…

    Un abrazo

  11. 15 octubre 2010 en 10:05

    Me gusta mucho el juego que te dan las Matemáticas, Pablo. Tu micro me ha recordado a lo que decía un profe para que nos gustara esa asignatura: “La vida que nos rodea son todo Matemáticas, aunque no nos demos cuenta, lo que pasa es que no nos fijamos”. Estupendo.

    • 20 octubre 2010 en 17:14

      Sí, la vida que nos rodea son Matemáticas, sin duda. 🙂 Un abraz

  12. 18 octubre 2010 en 21:20

    Te dejo un microcuento de amor por si quieres hacérselo llegar a los protagonistas de este micro:
    1+1=3
    Y no se refiere a la reproducción, por si acaso.
    Abrazos,
    PABLO GONZ

  13. 3 diciembre 2010 en 22:17

    me ha gustado. Gracias

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: